Sin tener nada que ver con la satisfacción pero teniendo algo que ver con la motivación el término autorrealización se ha utilizado en distintas teorías de la psicología con significados distintos. Lo introdujo originalmente Kurt Goldstein, teórico organísmico, para hacer alusión a la realización del potencial del propio individuo.

La expresión de la propia creatividad, la búsqueda de la iluminación espiritual, la búsqueda del conocimiento y el deseo de darle a la sociedad son ejemplos de autorrealización. Desde el punto de vista de Goldstein, se trata del motivo principal del organismo, el único motivo real: «la tendencia a realizarse a sí mismo tanto como sea posible es el impulso básico… el impulso de autorrealización» es la motivación verdadera.1